Estilo De Vida Minimalista | 7 Recomendaciones Para Aplicar el Minimalismo con Niñ@s
15698
single,single-post,postid-15698,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-theme-ver-7.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.1,vc_responsive
Beach-shot3

25 Feb 7 Recomendaciones Para Aplicar el Minimalismo con Niñ@s

Hace casi dos años, Altán empezó a leer sobre el minimalismo y me compartía sus ideas muy entusiasta. A mi me pareció interesante pero lo primero que le dije fue “se oye muy interesante, pero es el tipo de vida que puede llevar alguien soltero, con una hija eso no se puede” y lo segundo fue “podemos probar lo de minimalismo en algunas cosas, pero mi closet se queda como está. Dos años después mi forma de pensar ha dado un giro de 180°, y por más increíble que parezca, mi closet también, pero volviendo al tema…

La sociedad actual es consumista, y los niñ@s especialmente caen en la necesidad de tener por tener. No en vano es uno de los mercados en los que más se invierte a nivel publicitario. Por más desalentador que esto resulte, debemos recordar que el ejemplo cala aún más hondo. Así que mi primer recomendación es:

Empieza por ti mismo

Acomoda primero tus espacios y comparte tus resultados con tus hij@s. Se da de forma natural, ya que resulta atractivo. Además al haberlo hecho primero, podrás vivir el proceso, y serás más empático.

Después de un tiempo investigando sobre el minimalismo, iniciamos nuestros pequeños experimentos minimalistas, una pequeña cosa por acá o por allá, una vez que vimos cómo era, empezamos en el cuarto que teníamos destinado a la oficina. Estaba lleno de cosas que en la última mudanza no habíamos encontrado donde poner, así que eran cajas llenas de cosas que literalmente llegaban al techo. Sacamos caja por caja, cosa por cosa. Revisamos y analizamos qué se quedaba y qué se iba, dudamos en algunos artículos, peor nos ayudó tener en mente que eran cosas que habían estado empacadas los últimos meses y no las habíamos usado. Poco a poco la montaña de cajas fue desapareciendo como por arte de magia, y nuestra motivación subió como espuma cuando nos adueñábamos nuevamente de un espacio que habíamos perdido.

Establece metas

El minimalismo es un estilo de vida, y la forma de alcanzarlo se va dando gradualmente, conforme lees e investigas… y te hartas del atiborramiento. Con los hij@s es igual, debemos darles tiempo de entender qué es lo que queremos y acompañarlos en el proceso. Para esto tú mismo tienes que tener clara cuál es tu meta. ¿Qué quieres alcanzar con el minimnalismo? ¿hasta qué punto estás dispuesto a llegar? ¿cuál es tu propia definición de minimalismo? (Para esto puede revisar el artículo 8 Consejos Claves para Iniciar) Una vez que tengas claro tus metas personales y familiares puedes empezar a compartirlas con tus hijos.

Por ejemplo, tu meta puede ser salir de deudas y vivir con menos preocupaciones (en caso de que te lo estés preguntando, Sí, el minimalismo puede ayudarte a poner en orden tus finanzas y a ahorrar mucho dinero). En ese caso puedes compartir esto con tus hijos, explicarles lo que significaría a nivel familiar el salir de deudas, lo que ganaría el grupo familiar con esto. Cuando me refiero a ganar no estoy hablando de objetos físicos, no sería muy inteligente de nuestra parte pedirle a nuestros hij@s que regalaran sus cosas para comprarles nuevas, me refiero a espacios para la familia, un paseo. Créeme que tus hij@s van a disfrutar las experiencias mucho más que las cosas.

Siempre es importante reforzar que la familia es un grupo, y que trabajamos juntos como equipo para alzancar resultados. Puedes asignar responsabilidades a cada miembro de la familia, de acuerdo a su edad, capacidad y tiempo, esto te ayudará mucho y les dará a tus hij@s seguridad e independencia.

Nuestra primer meta fue la oficina. La primer parte la hicimos nosotros, pero finalmente llegamos a las cajas con los juguetes. Para mi hija (que había seguido cada paso de cerca) fue como Navidad en un primer momento. Todos esos juguetes que había olvidado que tenía, estaban de vuelta!

Gaby fue la primera nieta en mi familia, en la familia de su papá, y en la familia de Altán, y como se imaginarán esto quiere decir toneladas de regalos para Navidad, sus cumpleaños e incluso sin motivo alguno, lo que llevó a un cuarto lleno de juguetes, ropa y un espacio atiborrado. Lo que me lleva a la tercera recomendación…

Dales el poder de elegir en un marco seguro

Como padres y madres es nuestro deber darles los parámetros. La forma en que manejamos las cajas de juguetes, fue dándole la opción de que escogiera qué quería conservar, eso sí! sólo podía conservar lo que pudiera guardar ordenadamente en su cuarto, el cual ya estaba lleno. Así que nos dimos a la tarea de recorrer su cuarto con ella, sacar aquellos juguetes que no usaba para hacerle un espacio a los que quería conservar. Fue un proceso lento, algunos momentos de frustración (no sólo de ella, nosotros también), pero la acompañamos hasta el final. No se imaginan su cara de felicidad de ver la forma en que su cuarto había quedado, y la ilusión con que recorría con sus manitas cada uno de esos juguetes que había seleccionado tan cuidadosamente, estaba orgullosa de ella misma y lo vio como un logro personal, no un castigo.

Probablemente hubiera sido más rápido botar y regalar todos los juguetes de ese cuarto, especialmente tomando en cuenta que estaban ahí desde hacía meses y nadie los extrañaba, pero al darle el poder de elegir a tus hij@s no sólo quedan satisfechos, sino que aprenden una lección que será valiosa para el resto de sus vidas. Estás respetando su espacio y sus cosas, pero manteniendo el control de la situación.

Con los niños el asunto de la ropa suele ser más sencillo. Trabajen juntos para que tengan la ropa necesaria, y regalen el resto. Recuerda tener en mente las necesidades de acuerdo al clima, y el tipo de actividades para las que va a necesitar ropa específica. Puedes poner diferentes cajas, o poner cintas de colores sobre la cama para dividir el espacio, y cada espacio va a tener un título, por ejemplo, ropa para estar en la casa, ropa para salir al parque, ropa para el kinder o escuela, ropa para dormir, etc. Es importante que hagas concesiones, muchas veces los niños tienen alguna prenda favorita que no quieren deshechar, es una buena oportunidad para ponerla en alguno de los espacios y decir, de acuerdo, podemos guardarla, pero vas a usarla sólo para estar en la casa, o para salir al parque a jugar.

Pueden llevar la ropa y los juguetes que están en buen estado a un centro infantil, hospital u hogar de acogida de tu comunidad, así tus hij@s verán la necesidad de otros niños y se sentirán más cómodos, hasta felices de dar sus cosas. Otra opción es realizar una venta de garage o virtual y luego hacer algo en familia con el dinero colectado.

Verás que con el tiempo ellos mismos te proponen cosas que ya no están usando, y aprenden a apreciar el espacio libre de atiborramiento. Fomenta que tus hij@s se empoderen y se sientan orgullosos de su espacio.

Evita y si puedes (y quieres) elimina la televisión

La televisión está llena de publicidad, no sólo los anuncios, los programas infantiles (especialmente) están cargados de estereotipos en torno al tener (y de género y otro sin fin de estereotipos). Muchas de las veces nos sentamos frente al televisor a pasar canal por canal buscando que ver, y cuando logramos encontrar algo, o nos resignamos a ver cualquier cosa que esté al aire, nos vemos obligados a ver toneladas de publicidad, que está diseñada para hacerte sentir vacío, para que corras a comprar algo. Nosotros eliminamos el cable y la televisión nacional también hace casi 3 años. Ha sido la mejor decisión que hemos tomado! Aún vemos películas y programas, pero por Netflix o YouTube. No solo nos da la oportunidad de ver lo que queremos, sino que podemos escoger la hora, o pausarlo si es necesario.

Si reshacerte de la televisión no es una opción en tu caso, regúlala. Esta recomendación te servirá en todas las otras áreas de tu vida, confía en mí.

Les recomiendo la página Common Sense Media, esta página permite ver una recomendación de cada película, pones el nombre y no sólo te da el rango de edades, sino que explica la razón de por qué esas edades, incluso mide el nivel de consumismo que promueve (está en inglés, si sabes de una similar en español te agradecería que me dejes el link en los comentarios).

Involucra a tus hijos en el proceso

Una vez que tengas clara la meta que quieren alcanzar y la has compartido con tus hij@s, permíteles dar ideas sobre cómo alcanzarla. Asigna tareas de acuerdo a la edad de cada uno y otorga recompensas cuando alcancen sus objetivos, recuerda que estas recompensas es mejor que sean experiencias; una salida al parque favorito, un paseo a la playa por un día, ver todos juntos una película en familia, lo que tú quieras!

Una idea divertida es tener un jarrón, en pequeños pedazos de papel escriben estas u otras ideas de recompensas, y cada vez que cumplen un objetivo en familia, sacan un papel del jarrón y lo hacen. Trata de que el proceso sea divertido para todos, así se van a concentrar menos en las cosas materiales, y más en el tiempo que pasan como familia. Puedes tener la seguridad de que tus hij@s necesitan de ti y del tiempo y calidad de tiempo que les puedas compartir mucho más que cualquier juguete.

Mantén tus logros

Sería ridículo pensar que después de la limpieza todo se mantenga así para siempre, habrán avances y retrocesos y eso es parte natural del proceso. Tal vez estés preguntándote: ya nos liberamos del atiborramiento, ¿Qué hago ahora que viene el cumpleaños de mi hijo? Lo mismo en Navidad o alguna otra fecha en las que tus hijos puedan recibir regalos ya sea tuyos o de familiares y amigos.

La forma en que nosotros logramos mantener nuestros logros es con esta regla de oro: Cosa nueva que llegue a la casa, representa una cosa vieja que tiene que irse. Nuestra hija tiene un closet pequeño y un ropero mediano, y ella sabe que puede tener tanto como pueda mantener en estos espacios de forma ordenada. Cuando le regalan algo ella misma empieza a analizar sus cosas para decidir qué se va y qué se queda.

Puedes intentar con esto, o encuentra la forma que mejor se adapte a tu familia.

Respira y ten paciencia

Recuerda que eres el adulto a quien tus hijos miran, y con esto aprenden ellos también cómo manejar las diferentes situaciones. Si se alcanzan momentos complicados respira profundo, propone un descanso o busca la forma de manejarlo acertivamente. Verás que si lo haces de esta forma es más probable que tus hijas quieran continuar con el acomodo y repetirlo en el futuro.

Repite los pasos cuantas veces sean necesario, y recuerda que es más sencillo hacer una limpieza cuando hay pocas cosas de más, que esperar a que esté atiborrado de nuevo.

Con menos juguetes por todas partes tus hij@s de verdad aprovecharán los que tienen, fomenta su creatividad, podrán encontrar lo que buscan y jugar más fácilmente, además de que ahora tendrán el espacio libre para hacerlo y recoger al terminar no será una tortura. Muchas veces al tener tantas opciones no saben con qué jugar, y terminan jugando siempre con las mismas cosas de todas formas.

La mejor de las suertes!

Comparte tu experiencia en los comentarios, o si tienes alguna pregunta con gusto la responderé.

¿Qué recomendación agregarías?

Sin Comentarios

Publique un Comentario