Estilo De Vida Minimalista | 12 Preguntas Que Hacerte Para Tomar Buenas Decisiones
15991
single,single-post,postid-15991,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-theme-ver-7.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.1,vc_responsive
4555108439_c3aba7565b_z

14 Nov 12 Preguntas Que Hacerte Para Tomar Buenas Decisiones

No podemos tenerlo todo en la vida, por eso es importante saber qué es verdaderamente importante para ti, para luchar por tener “eso” y no desperdiciar nuestro tiempo y energía en todo lo demás.

Porque opciones sobran en el mundo actual, todo está ahí al alcance ofreciéndote la “felicidad”.

Si has leído mis otros artículos, habrás notado que siempre hablo de realizar cambios en nuestras vidas y de seguir el camino a nuestros sueños.

¿Te ha pasado que lamentas no haberte tomado algo de tiempo o criterio para tomar una mejor decisión? Suele pasar que mirando hacia atrás nos damos cuenta y podemos identificar el momento exacto en el que haríamos algo diferente.

No me mal entiendas, no traigo una fórmula mágica que nos dice cuales son buenas o malas decisiones. Personalmente huyo de respuestas simplistas en las que pretenden meternos a todos en una misma casilla. La mejor decisión para mi caso particular, puede no serlo para el tuyo. Solo tú puedes tomar la mejor decisión para ti mism@.

Te traigo algunas preguntas que puedes hacerte a ti mismo a la hora de tomar desiciones, la clave es ser honesto. Responder lo que verdaderamente crees y sientes, no lo que querrías que fuera.

¿Desde hace cuánto tiempo vienes pensando en esto?

Cuando una opción viene resonando en tu cabeza por mucho tiempo, tienes dos opciones.

  1. Si te das cuenta que no es una opción viable, es hora de dejarla ir. No desperdicies energía en cosas que no aportan a tu vida. Minimalismo se refiere también a tu mente, saca de tu vida todo eso que te hace ruido, para que puedas enfocarte en lo que verdaderamente vale la pena.
  2. Si tras realizar este pequeño cuestionario, sigue siendo algo que deseas, adelante!

La idea es que puedas tomar tus dudas y tomar decisiones, para que no sigan dando vueltas en tu cabeza.

¿Que tan comprometid@ estás a realizar este cambio?

Cada decisión que tomamos conlleva ciertos cambios en nuestras vidas para poder realizarlos. Evalúa cuáles serían las áreas que cambiarían en caso de que decidas llevar a cabo tu idea, y respondete honestamente si es algo que estás dispuest@ a hacer.

Toma también en cuenta lo que significa no llevar a cabo tu idea, y lo que significa para ti que no se de ese paso.

¿Estás dispuest@ a asumir las posibles consecuencias?

Esta pregunta está estrechamente relacionada con la anterior. De tomar esta decisión ¿qué aspectos de tu vida se verían afectados? Todo movimiento conlleva consecuencias, algunas positivas, algunas negativas.

Sólo tu puedes saber si las positivas superan a las negativas, y si esas que son negativas, son aceptables (contigo y tu entorno).

¿Cómo te sientes al pensar en ello?

El miedo es una alerta que envía nuestro cerebro ante lo desconocido para protegernos. Nos ayuda, por ejemplo a no saltar de un décimo piso o a no meter nuestra mano en el fuego.

Lo que sucede con el miedo, es que en algunos casos en los que verdaderamente no existe un riesgo de vida, nos hace sentir como si lo hubiera. Por esto es importante conocerte, y detenerte a hacerte algunas preguntas antes de tomar una decisión, para que por un lado “escuches” al miedo y evalúes las cosas antes de hacerlas, y por otro, que no dejes de hacer esas cosas con las que sueñas por miedo a lo que podría pasar.

Reduerda que la magia sucede fuera de tu zona de confort.

¿Qué dice tu intuición?

Confía en tu intuición, es sabia! Suele estar enterrada en miedos e inseguridades, pero si te permites escucharla, dificilmente se equivoca.

¿Es congruente con tus metas a largo y mediano plazo?

Antes de tomar una decisión, toma en cuenta tus metas a largo plazo. ¿Esta decisión te acerca a estas metas? ¿Te ayuda a convertirte en la persona que deseas ser? ¿Te acerca un paso más a tus sueños? ¿O te aleja?

Recuerda que siempre habrán cosas interesantes ahí afuera, difícilmente podrás hacerlas todas. Enfócate en aquellas que de verdad quieras.

¿Cuáles son las opciones?

Ten muy claro cuáles son las opciones a la hora de tomar una decisión. Y al lado de cada opción, haz una pequeña lista de pros y contras. Verás que al verlas escritas en papel será mucho más sencillo y claro.

¿Qué pasa si opto por no llevarlo a cabo?

Si decides no hacerlo ¿qué pasa? ¿cómo vas a sentirte? ¿cómo va a afectarte a ti o a quienes te rodean?

¿Es este un buen momento?

Esta pregunta se refiere a:

  • Tu aspecto emocional: Estás list@ para llevar esto a cabo.
  • Tus finanzas: puedes hacerle frente.
  • Tienes el apoyo que necesitas (ya sea de familiares, pareja, amigos…) Si tu decisión afecta directamente a otros, debes tomarlos en cuenta a la hora de decidir.

Si decides que este no es un buen momento, piensa ¿cuándo será el momento adecuado?

Esta pregunta es muy importante porque puedes estar esperando ese momento perfecto, que no va a llegar y en el proceso perder la oportunidad. O, puedes darte cuenta que aunque ahora no es un buen momento, más adelante lo será. En este caso puedes empezar a prepararte para ese momento.

¿Estarás orgullos@ de ti mismo tras tomar esta decisión?

¿Podrás verte al espejo con la frente en alto tras hacer esto?

A veces nos vemos obligados a tomar un decisión, y al ver las opciones, especialmente si se trata de un momento de estrés, el impulso es optar por la más sencilla.

Piensa si más adelante estarás orgullos@ de la decisión que tomaste. El momento de estrés pasará y este no puede ser escusa para tomar decisiones que pueden afectar negativamente a tu persona o a quienes te rodean.

¿Qué es lo peor que podría pasar?

El miedo puede llegar a paralizarnos, especialmente si es una decisión muy grande, pero piensa ¿qué es lo peor que puede pasar?

Con la cabeza fría, analiza las opciones. Si es algo que relamente quieres y te ayuda a avanzar en la dirección que deseas, no dejes pasar la oportunidad por miedo. Tampoco tomes la decisión sin antes analizar si esta decisión supone un riesgo demasiado grande para ti.

De no hacerlo ¿te arrepentirás más adelante?

No quiero llegar a vieja, ver hacia atrás y arrepentirme de no haber seguido mis sueños. De no haber aprovechado esta vida al máximo. Ese es uno de mis más grandes miedos.

Si te encuentras frente a una decisión, pregúntate de verdad qué tan importante es para ti.Solo tu sabes las respuestas a estas preguntas.

¿Cuál es tu motivación?

Tienes que tener muy claro tu ¿por qué?

Asegúrate que tu motivación sea interna. No caigas en juegos y competencias, en el que llegas a tomar decisiones porque es lo que se espera de ti o porque es lo que hizo alguien más.

Mira tu vida, tus posibilidades, oportunidades y limitaciones. De ahí y desde el amor por ti mism@ es que debe venir tu motivación.

——————————————————–

Que tu determinación sea más grande que tus miedos, y tu consciencia vea más allá de tus anhelos.

Sin Comentarios

Publique un Comentario