Estilo De Vida Minimalista | Consejos Para Una Bandeja De Entrada Vacía Y Cómo Mantenerla Así!
15778
single,single-post,postid-15778,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-theme-ver-7.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.1,vc_responsive
mailbox

14 Mar Consejos Para Una Bandeja De Entrada Vacía Y Cómo Mantenerla Así!

El correo electrónico es una herramienta magnífica si lo piensas. Enviar mensaje instantáneos a una persona que puede estar al otro lado del mundo o al otro lado del cuarto, es algo que debería poder ayudarte a ser más productivo en tu trabajo y otros áreas de tu vida, sin embargo, se ha convertido en una de las actividades en las que malgastamos más tiempo.

Nuestra bandeja de entrada suele ser ese punto en el que nuestras vidas personales, trabajo, intereses, ofertas y todo lo demás converge en completa desorganización y caos. Lo nuevo está arriba, seguido de páginas y páginas de correos que hemos dejado para leer cuando tengamos más tiempo.

Si has llegado al momento de decir Hasta Aquí! este artículo está escrito para ti.

Ya que prescindir completamente del correo electrónico no es una opción en la mayoría de los casos, al menos no es una opción para mí, la alternativa es aprender a vivir con él, sacar el máximo provecho y encontrar la forma de hacerlo simple y divertido (bueno, tal vez no divertido, pero al menos sin estrés) Una bandeja de entrada minimalista sí es posible!

Antes que nada reserva un tiempo para hacerlo, pon algo de música y manos a la obra!

Vamos primero a enfocarnos en cómo vaciar tu bandeja de entrada.

Saca la basura

Empieza de atrás hacia adelante. Si tienes correos de hace 2 años que no has llegado a releer o siquiera a abrir, puedes vivir sin eso. Si no quieres eliminarlos del todo puedes recurrir a archivarlos, por lo menos saldrán de tu vista. Si en algún momento necesitas revisar alguno de esos puedes buscarlo de nuevo y listo.

Una vez que has terminado con los correos viejos, es hora de enfocarte en los más recientes. Tal vez quieras dedicarles un poco más de tiempo a estos. Lo que es basura o no te interesa elimínalo de una vez, lo más probable es que se trate de cosas que puedas conseguir tras una rápida búsqueda en línea.

Cuando hayas terminado de desechar es hora de hacer algo con esos correos que dejamos.

Crea etiquetas

Yo utilizo Gmail, lo que me permite crear etiquetas, que funcionan como carpetas en las que puedo tener los correos que quiero conservar.

Trata de no tener demasiadas etiquetas, ya que pueden llegar a ser confusas, pero las suficientes para que el tipo de correos que conservas se mantenga organizado y de fácil acceso.

Algunas de las etiquetas que utilizo son:

  • Familia: acá guardo correos que contienen fotos, confirmaciones de citas, facturas o recibos, correos personales, entre otros.
  • Gaby: (mi hija) acá tengo los correos que envían en la escuela, actividades a las que deseo llevarla. Si tienes hijos puedes hacer una carpeta para ellos, o puedes utilizar la de Familia.
  • Trabajo.
  • Educación: cosas de la universidad y también de las páginas que sigo sobre crecimiento personal, negocios, etc.
  • Boda: recientemente me comprometí, así que acá guardo información que me han enviado sobre todo lo relacionado a la boda.
  • Pendientes.

Puede ser que el tipo de etiquetas que te funcione sean:

  • Por hacer: aquellos correos que aún debes responder.
  • Por leer o ver: correos que te han enviado o que te has enviado a ti mismo/a y que estés esperando tener un tiempo libre para revisar.
  • Esperando: cuando estás a la espera de que te respondan.
  • Archivar.

Dependiendo de tu estilo de vida las etiquetas van a variar, la idea es que, tomando en cuenta el tipo de correos que recibas, crees las etiquetas necesarias para mantenerlo organizado.

Para este momento tu bandeja de entrada debería estar vacía. Lo cual debe sentirse increíble! Pero, en cualquier momento empezarás a recibir nuevos correos y si no tienes un sistema, es muy probable que dentro de poco tu bandeja de entrada esté atiborrada de nuevo.

Revisa tu correo sólo un par de veces al día

Muchas personas mantienen su correo electrónico abierto todo el día, (me declaro culpable, hasta hace poco empecé a hacerlo sólo 2 veces al día), esto lo que genera es estrés y distracción, ya que cada vez que entra un mensaje perdemos la concentración y siempre estamos a la espera de algo.

Lo que hago ahora es revisarlo una vez en la mañana, borro lo que no me interese, respondo los que ameritan respuesta, archivo por etiquetas el resto y listo! Una bandeja de entrada vacía. Esto ha tenido un efecto positivo en mi modo de iniciar el día, ya que no siento que tengo páginas y páginas de correos electrónicos sin responder a la espera, por el contrario, la sensación es que es un nuevo día, y tengo la libertad de enfocarme en lo que tengo programado para ese día, ya sea trabajo, o relajarme con Gaby y Altán. Al final del día vuelvo a revisarlo y una vez más, respondo lo que amerita responderse, y el resto lo archivo o elimino, dependiendo del caso.

 No permitas que se vuelvan a acumular correos

La regla debería ser que cada vez que revisas el correo vas a tomarte unos minutos para “limpiarlo” y dejar la bandeja de entrada vacía. El problema es cuando entramos por un correo en específico y dejamos el resto ahí, pensado que más adelante lo vamos a acomodar.

Si procrastinamos, tendremos que iniciar de nuevo con una bandeja atiborrada. Es mucho más sencillo y da mucha más paz mental tomarnos unos minutos cada día para mantenerla despejada. Este consejo aplica no sólo en el correo electrónico, sino en las otras áreas de tu vida también. No esperes a que se salga de control para hacer algo al respecto!

 Respuestas minimalistas

El tiempo es lo más valioso que tenemos!

Aprende a valorar tu tiempo y el de los demás también! No es grosero responder con pocas palabras. Dí lo que tengas que decir, mantenlo corto y dulce! Ahorrarás tiempo y se lo ahorrarás a quienes te leen.

 Cancela las suscripciones que ya no te interesan

Cuando realicé la limpieza de mi bandeja de entrada, la mayoría de los correos que eliminé sin siquiera abrir eran de suscripciones a páginas, en su mayoría tiendas, promociones y cosas por el estilo. En algún momento me habían interesado, pero ya no eran relevantes a mi vida, por lo que se conviertió en spam.

Algunas páginas envían correos casi todos los días, incluso varios al día, a menos de que sea algo importante para ti, es hora de desuscribirse de esas páginas. Además, el problema no son las suscripciones como tal, sino el no saber identificar cuando algo ya no nos resulta útil. Debemos aprender a ser críticos con lo que recibimos, y si algo no cumple nuestras espectativas, no vale la pena desperdiciar nuestro tiempo en eso. Acá encontrarás un artículo sobre la gestión de correo electrónico muy interesante.

Aún mantengo la suscripción de algunas páginas, me gustan las que no envían muchos correos por semana y las que mantengo me resultan muy útiles y enriquecedoras. Tal vez por eso procuro mantener la cantidad de correos a mis suscriptores al mínimo, suelo enviar un correo cuando hay alguna nueva publicación, lo que suele ser una vez a la semana.

Sirve tener claras nuestras metas y valores, aquello que te acerque a esas metas o fortalezca los valores por los que te riges sin duda se merece un lugar en tu vida (y en tu correo).

Eres libre de compartir la siguiente infografía!

bandeja de entrada vacía

Comparte en los comentarios si tienes algún otro consejo que te ayude a mantener tu bandeja de entrada vacía!

Sin Comentarios

Publique un Comentario