Estilo De Vida Minimalista | Las 8 cosas más importantes que simplificar en tu vida
15747
single,single-post,postid-15747,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-theme-ver-7.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.1,vc_responsive
dandelion

07 Mar Las 8 cosas más importantes que simplificar en tu vida

Mantener una vida simple equivale a balance, libertad, felicidad… Nos proporciona espacios y evita dolores de cabeza. El minimalismo no se refiere solamente a las posesiones materiales, sino también a tu día a día, el cómo enfrentas las circunstancias y tu forma de ver la vida en general. La idea es simplificar tu vida y hacer espacio para las cosas que verdaderamente te hacen feliz y te inspiran.

Hay muchos otros aspectos de tu vida que puedes simplificar, acá encontrarás una buena guía para iniciar, te comparto estas 8 cosas que considero primordiales.

1. Pensamientos negativos

Algunas veces cuando más intentamos no pensar en algo es cuando más nos llega a la mente, y los pensamientos negativos pueden llegar a convertirse en un hábito.  Muchas veces encontramos como consejo el ignorar estos pensamientos, pero a nivel personal creo que es mejor entender de donde vienen primero. Puedes hacerte algunas de las siguientes preguntas para tratar de encontrar un patrón ¿Me he sentido así antes? ¿Qué estaba haciendo la última o últimas veces que tuve esos pensamientos? ¿Ante qué situación me he sentido así en el pasado? ¿Desde cuándo tengo estos pensamientos y sentimientos negativos?

El saber de dónde viene y entenderlo te ayudará a dejarlo ir, puede requerir que te perdones por alguna situación pasada o a alguien más. Los pensamientos negativos, ya sean hacia otras personas o nosotros mismos, nos quitan energía, nos “desinflan” los sueños y hacen pesados nuestros pasos. Trabaja en dejarlos ir, e intercambiarlos por un pensamiento positivo cada vez que te descubras. Si es un pensamiento negativo hacia otra persona trata de pensar en alguna cualidad que tenga, y si es algo tuyo piensa en 3 cualidades con las cuales intercambiar el pensamiento negativo. Incluso podemos pensar en cosas en las que no somos buenos, pero haciéndolo positivamente. Por ejemplo, “me gustaría ser más paciente”, en vez de pensar “soy impaciente” o “estoy haciendo un esfuerzo por aprender” en vez de pensar “no sirvo para esto, o no puedo hacerlo”.

2. Posesiones materiales

Cuando tenemos más de lo que necesitamos nos estamos complicando la vida. Las cosas que poseemos requieren atención, dinero, espacio y tiempo. Piensa detenidamente a qué le quieres dedicar tu tiempo, tu dinero y tu atención, verás que la mayoría de las veces no lo encontrarás en una tienda. Cuando tenemos sólo aquello que nos inspira, que necesitamos y nos hace felices, tenemos libertad en nuestras vidas para poder concentrarnos en lo que verdaderamente importa.

Puedes empezar por la cocina, o esa gaveta llena de cosas. Si deseas hacer un cambio y no sabes por donde empezar, te recomiendo este artículo donde podrás encontrar 8 consejos para iniciar.

3. Compromisos

Quieres empezar a ir al gimnasio o sacar una tarde para ver a familiares o amigos, pero no encuentras tiempo en tu agenda… ¿te ha pasado? Pues es hora de hacer un cambio. No hay ningún problema en ser una persona activa, eso es genial, pero si no puedes hacer cosas que deseas por falta de tiempo, ha llegado el momento de priorizar el tipo de cosas que haces.

La vida pasa más rápido de lo que pensamos, y no habrá valido la pena si no podemos hacer aquello que amamos y nos inspira, o si no la podemos compartir con personas que son importantes para nosotros. Permítete dejar atrás aquellos compromisos a los que verdaderamente no deseas asistir, falta a esa actividad a la que te sientes obligado. Una forma de “purgar” tu agenda es hacer una lista de aquellas cosas que verdaderamente deseas hacer y sustituir cada actividad que tengas programada a la que no desees asistir verdaderamente (es importante ser realista) por una de las ideas de la lista. Puedes ir poco a poco, o hacer un cambio drástico, tu decides!

4. Metas

Las metas son importantes, son las que nos dan dirección y nos motivan, y si has leído otros de mis artículos, verás que siempre subrayo este punto. Simplificar tus metas quiere decir que estés enfocado en lo que deseas lograr. Trata de tener en mente tu meta a largo plazo y otra a corto plazo que te acerque a esa dirección. Pero no te desgastes teniendo presentes más metas de aquellas por las que puedas trabajar en este momento, de lo contrario puede ser cansado y desmotivante. Cuando hayas alcanzado una de tus metas, agrega otra, verás que sientes que avanzas mucho más de esta forma y es más sencillo no quedar atascado.

5. Deudas

La sociedad actual nos tiene acostumbrados a que podemos tener aquello que queremos tan pronto como lo deseamos, todo está a un click de distancia y la espera para alcanzarlo es mínima. Con esto nuestras deudas crecen, ya que tenemos la idea de que cuesta una pequeña fracción cada mes y listo, pero termina siendo una trampa y muchas veces una bola de nieve que crece fuera de control. Lo primero es, si tienes deudas, deja de hacerlas crecer!

Sin importar si tu deuda es pequeña o grande, trabaja en ella. No te des lujos que en este momento no puedas costear, y si verdaderamente deseas algo y estás convencido de que hará mejor tu vida, o es algo que necesitas ahorra para adquirirlo. Verás que el hecho de esperar y apartar el dinero para eso que quieres, hará mayor la satisfacción cuando lo alcances, o en el proceso te darás cuenta que en realidad no era tan imprescindible, en cuyo caso tendrás algo de dinero extra.

Una forma de invertir la “bola de nieve” a tu favor es tomando la deuda más pequeña que tengas y enfócate en pagar esa primero, mientras tanto paga el mínimo en las otras. Una vez que la hayas terminado de pagar, continúa con la siguiente y sigue así hasta que estés sin deudas. También puedes buscar la forma de unificar tus deudas, para simplificar el proceso. La tranquilidad mental que tendrás cuando veas tus deudas disminuir y más aún cuando las veas eliminadas valdrá la pena.

6. Relaciones

Algunas relaciones pueden ser nocivas y llegar incluso a dañar nuestra autoestima. Es sano, en la medida de la posible, eliminar estas relaciones de tu vida. No mantengas relaciones sólo por compromiso, nutre y fomenta aquellas que te aporten y no te enfoques en aquellas que no te ayudan a ser mejor persona o alcanzar tus metas de vida. Las personas no cambian porque tu así lo desees, así que deja de esperar que los otros sean como quieres que sean y empieza a reconocer a las personas tal cual son. Sin idealizar, respetando a cada quien y a su proceso.

Cuando hayas decidido de qué relaciones puedes prescindir no es necesario decírselo a las personas. Toma distancia e invierte tu tiempo en ti mismo y en las personas que verdaderamente quieres que sean parte de tu vida.

7. Químicos

Las palabras sobran en este apartado.Recuerda que somos lo que comemos, literalmente! Cada cierto tiempo nuestras células se regeneran y están hechas de lo que comes.

Procura comer menos comida procesada y más frutas y verduras frescas (ojalá orgánicas). Nunca es tarde para empezar y hará maravillas por tu salud y tu ánimo también. Numerosos estudios hablan de la relación de la comida con la salud física y mental de las personas. Regula el ázucar, trata de eliminar gaseosas y productos artificiales. Y por supuesto, toma agua.

Un buen ejercicio es leer los ingredientes de lo que compramos, te sorprenderás de ver todo lo que hay en un paquete de papas tostadas por ejemplo, y aprenderás a localizar las más naturales. Encontrarás que la mejor opción suele ser cocinar tu mismo lo que vas a comer.

No sólo simplifiques los químicos que ingieres, recuerda también revisar los ingredientes de los productos que usas en la piel, cabello e incluso tu ropa. Cada día hay más opciones naturales y orgánicas.

8. Pantallas

Regula la cantidad de horas que pasas frente a pantallas, ya sea televisión, computadora, celular u otros. Dependiendo de tu estilo de vida esto va a variar, busca aquello que funcione para ti y se honesto contigo mismo.

Si puedes evitar todo tipo de pantallas una hora antes de acostarte, dormirás mucho mejor, ya que la luz de las pantallas dificultan el descanso. Ese es un buen comienzo. Verás lo mucho que podrás aprovechar ese tiempo y lo fácil que te resultará dormirte.

Si quieres llevarlo un poco más allá, trata un día entero a la semana sin pantallas. Altán lo hace los domingos, son su día sin pantallas, yo aún no lo he intentado, pero este domingo me di un descanso de las redes sociales, fue una experiencia interesante, varias veces tomaba el celular y abría facebook (que es la red social que más uso) sin pensarlo, me daba cuenta y la cerraba. Me sentí liberada, de saber que no iba a contestar las notificaciones hasta el lunes. Lo seguiré haciendo y más adelante intentaré lo de todo un día sin pantallas. Prometo tenerte al tanto!

¿Qué otra cosa te parece importante simplificar en tu vida?

¿Cuál de los puntos te gustaría que ampliara más adelante?

Sin Comentarios

Publique un Comentario